La primera película animada

Émile Cohl fue el creador de la primera película animada, hoy es un personaje casi olvidado. Sin embargo, durante una corta pero intensa época, fue considerado todo un genio. Émile Cohl falleció a principios de 1938 en un hospital de París prácticamente arruinado y olvidado. En la actualidad, la difusión de su trabajo está a cargo de escuelas de cine que alquilan sus videos a las productoras con que trabajó. La historia del cine lo considera como el padre de los dibujos animados.

Eugène Jean Louis Courtet nació en 1857. Trabajó en un taller de joyería hasta que decidió dedicarse al dibujo y la caricatura y se convirtió en aprendiz del gran dibujante André Gill. Courtet adoptó entonces el seudónimo artístico Cohl, siempre estaba experimentando con nuevas técnicas.

Rápidamente, Cohl se fascinó por el incipiente mundo del cine y se preguntó qué sucedería si se unía fotografía en movimiento con caricaturas. Estrenó muchas películas de dibujos animados con gran éxito a lo largo de su carrera, pero sin duda una de ellas es recordada especialmente. Fantasmagorie, la primera película animada de la historia, se estrenó el 17 de agosto de 1908 en París, fue todo un acontecimiento. Su duración es menor a dos minutos y, sin embargo, quienes asistieron por primera vez a su proyección, quedaron impresionados al ver los dibujos de Cohl moverse libremente en el espacio. Son 36 metros de video que cambiaron la historia y alumbraron el camino para muchos otros dibujantes que, a partir de entonces, soñaron con realizar grandes películas de dibujos animados.

He aquí esta pequeña joya, Fantasmagorie.

 

 

FUENTE: Tecnología Obsoleta

¿Te gustaría contar con una animación para tu página? Nosotros la realizamos para ti.